Aceite de oliva producido con el máximo respeto al medio ambiente

07 de Octubre de 2019

UNOLIVO es un productor de Aceite de Oliva de Jaén, se caracteriza por su enorme calidad de sus aceites y por estar enfocado en el respeto por la tierra, destacando su producción ecológica y los productos derivados ecológicos. 

El Aceite de Oliva Virgen Extra Ecológico de UNOLIVO nace de la firme convicción de que su razón de ser es la agricultura ecológica. Contiene todos los matices de esa variedad picual de los olivares de Larva, en Sierra Máagina (Jaén). Nos encontramos ante zumos de aceituna con un frutado maduro, que en nariz muestran aromas de cáscara de plátano, higuera y alcachofaM con entrada suave en boca y un gran equilibrio entre el amargor y el picante. 

Además del AOVE Ecológico, UNOLIVO produce productos novedodsos y sugerentes, ejemplo de ello es el Dulce de Olivo. elaborado con su mejor aceite, que aporta un sello diferente a las recetas. El dulce de olivo es una mermelada ecológica de AOVE de cosecha temprana, ideal apra tomar en tostadas, pero también para combinarla con quesos, ensaladas, etc.

La Mermelada ecológica de aceite de oliva virgen extra es un producto lleno de matices únicos y que conserva las particularidades de nuestro AOVE ecológico de cosecha temprana el dulce contrarresta y atenúa el picor y amargor característico para disfrutar de un toque sorprendente.

Pruebalo en tostadas, con yogur, helados, o combinarlo con algo salado: queso, anchoas, vinagretas, carnes…

Su Historia

La historia de UNOLIVO es una historia de tradición, de cariño y respeto al olivar y al medio ambiente. Es el poso dejado por hombres y mujeres que han volcado en el campo su amor por el producto; la pasión para recuperar costumbres de antaño; el deseo de fabricar de manera artesanal un gran aceite de oliva virgen extra ecológico escuchando el susurro sabio de la naturaleza.

 

Los primeros pasos de UNOLIVO hay que buscarlos en los inicios del siglo pasado. En el año 1900 el bisabuelo Julio era un conocido corredor de aceite de oliva de Castillo de Locubín (en la Sierra Sur de Jaén). Compraba aceite a los productores de su entorno y lo vendía en el Puerto de Motril. Era conocido por su espíritu emprendedor, y durante años fue prosperando gracias a su tesón. Con el estallido de la Guerra Civil este visionario tuvo que abandonar el negocio y asumir otras ocupaciones.

 

Pero ese carácter luchador, esa pasión por el aceite de oliva y el respeto a lo que produce la tierra no desaparecieron, y volvieron a manifestarse hace ya 20 años, a través del nieto de aquel emprendedor, Julio Gallardo. Él fue quien rescató el espíritu de su predecesor, pero dando un paso más, puesto que se lanzó a la producción de aceite de oliva. El esfuerzo cosechó sus frutos, por eso surgió el coraje para el siguiente reto: afrontar el proyecto de una almazara propia, donde nacería UNOLIVO.

El legado continúa gracias a la cuarta generación, con Elisabeth Gallardo a la cabeza. El entusiasmo y el conocimiento de esta hornada de jóvenes se orientó en dos caminos: por un lado incidir en distintos aspectos del proceso de producción para elaborar unos zumos de aceituna de gran calidad (catalogados como vírgenes extras ecológicos); y en segundo lugar potenciar la comercialización y el conocimiento de las bondades de este producto, conquistando así paladares en todo el mundo (España, Alemania, China, Colombia, Chile, Irak, Francia, …).